Las opiniones en relación a los pañales, tapetes de pasto, etc., son diversas. Estas opciones se venden en tiendas de mascotas como la “mejor” y más “fácil” manera de entrenar a tu cachorro pero, ¿de verdad lo son? Algunos expertos afirman que hacen más daño que bien, hablemos sobre las ventajas y desventajas de esta herramienta de entrenamiento.

¿Para qué fueron hechos?

En teoría, deben ser utilizados sólo un par de meses. El propósito siempre es lograr que tu perro haga sus necesidades fisiológicas afuera, es decir, es una opción para la etapa en la que los cachorros no controlan aún sus necesidades y les resulta más fácil llegar al tapete que llegar al patio. La intención es entrenar a tu mascota para aliviar sus necesidades ahí y eventualmente hacer la transición afuera.

¿Cuáles son los problemas?

Algunas de las «quejas» más comunes son:

Puede confundirlos
¿Por qué agregar un paso al entrenamiento que sólo lo confundirá a largo plazo?

Resulta más trabajo
De cualquier manera lo tendrás que entrenar para hacerle saber que es ahí donde debe ir al baño, entonces ¿por qué trabajar doble?

Puede volverse algo sucio
Los perros no necesariamente reconocerán los límites exactos en un pañal. Harán alrededor, abajo, alado, etc. y habrá que limpiar de cualquier manera.

Puede volver a los dueños “flojos”
El saber que tu perro tiene su “pañal” para sus necesidades puede hacer que retrases tu hora de llegada a casa u omitas con mayor frecuencia su paseo diario, de esta manera también estarás alentando su entrenamiento.

¿Hay alguna buena razón para considerar esta opción?

A pesar de todos los argumentos en contra, hay algunas buenas razones para considerar esta herramienta dentro de casa. Si no tienes un espacio limpio y seguro para tu mascota afuera, esta podría ser tu solución, especialmente cuando tu perro aún no cuenta con todas las vacunas y es necesario mantenerlo dentro alejado de otros perros y protegido de enfermedades como el Parvovirus.

Si es completamente necesario ausentarse por largas horas en el día, un tapete para cachorros puede ofrecerte ayuda si tu piso es alfombrado o de madera. Recuerda tener un paseador para que saque a tu mascota mientras no estás y mientras dura su entrenamiento, si no está a tu alcance, los tapetes siguen siendo una solución.

Por otro lado, encontraremos que algunos perros definitivamente no son capaces de hacer sus necesidades afuera, ya sea debido a la edad, pequeño tamaño, mal clima, entre otros. Los tapetes son una opción efectiva para ciertos animales. Considéralos también si tienes dificultades para levantarte temprano y llevarlo afuera al instante en las mañanas.

Entonces, ¿deberías usar tapetes?

Básicamente depende de tu situación. Se recomienda siempre llevar a cabo un entrenamiento lo más simple y eficiente posible y en algunos casos los tapetes de entrenamiento sólo alargarán el proceso. En cuanto al tema de los cachorros, si facilitará tu vida y procuras evitar efectos negativos en tu perro… ¡Adelante!