Compartir tu hogar con perros de razas pequeñas puede ser magnífico; son fácil de llevar, adorables y caben perfectamente en tu regazo. Desafortunadamente, su reducido tamaño también puede significar una amenaza a su seguridad. Mientras que los perros grandes pueden soportar caerse de la cama o una pisada sin querer, estos pequeños incidentes podrían herir seriamente a una raza miniatura. Lee los siguientes consejos para ofrecerle la mejor seguridad a tu mascota.

Escalones/rampas
Las razas miniatura sufren comúnmente de lesiones por caídas o saltos de muebles – desde uñas rotas o esguinces hasta fracturas y heridas en la cabeza. Además, a largo plazo este tipo de impacto de brincar una y otra vez de la cama puede llevar al desgaste de articulaciones prematuro. Para evitar estos riesgos, coloca escalones o rampas en sus lugares favoritos (donde consideres necesario) y entrena a tu cachorro para usarlos.

¡Agárrate fuerte!
Muchos veterinarios dicen que algunas de las heridas mas graves reportadas en razas pequeñas son de perros saltando o cayendo de los brazos de su dueño mientras eran cargados. Si tu mascota es de aquellas que disfrutan estar en brazos, considera usar algún accesorio diseñado para seguridad de las mascotas como bolsas o portador que podrás encontrar en diferentes estilos para elegir el que mas se acomode a sus preferencias.

Camino seguro
Usa una pechera en lugar de sólo el collar para sus caminatas diarias. Los perros pequeños tienen cuellos muy delicados y podrían resultar lesionados de la tensión por collares normales. Cuando caminen en montes o jardines con pasto alto, asegúrate de estar al pendiente de sus ojos y patitas puedes podrían lastimarse con clavos, tornillos o algún otro objeto afilado.

Revisión de rutina
Desde su perspectiva, el mundo puede verse totalmente diferente y podría encontrarse con peligros que a tu nivel no son visibles. Pon atención a los espacios a los que tu cachorro podría tener acceso o sus patitas podrían atorarse como: ventilación, sillas reclinables o espacios en rejas por los que podría salir. Revisa también debajo de sillones y camas para asegurarte que el piso este libre de objetos puntiagudos y peligrosos que hayan caído sin darte cuenta.

Siempre conoce su ubicación
Especialmente si hay visitas, siempre debes saber donde se encuentra. Es muy fácil que alguien se pueda tropezar con el o hasta sentarse encima. Cuando estén afuera deberás prestar mayor atención pues algún animal podría atentar contra el aún en tu presencia.

Hora de juego
Durante sus horas de juego con niños o mascotas mas grandes, tu cachorro podría sufrir algún daño si el juego se vuelve pesado. Enseña a los niños a tocar gentilmente a tu perro, no permitas que lo carguen sin tu presencia y supervisa siempre el juego entre sus demás amigos perrunos.

Cajas y portadores
Si les enseñas desde pequeño a estar dentro de su caja o portador, puede facilitarte la vida en muchos aspectos siempre y cuando lo relacione con algo positivo. Habrá ocasiones en las que debas remodelar tu casa, vayan a visitarte por algún servicio o sólo visitas amigables, y puede ser necesario guardarlo para evitar peligro alguno. Un portador de calidad también es la mejor opción mientras van en coche y actualmente existen muchas marcas que fueron probadas contra accidentes automovilísticos. Una caja o portador te facilitará las salidas en coche por largas horas.

Protección extra para el frío
Necesitará protección extra en climas fríos para prevenir hipotermia ya que su pequeño tamaño también significa que pierden calor corporal más rápidamente.

smalldog_1

smalldog_2

razas_pequeñas_1

¡Encuentra un cuidador con experiencia en perros pequeños aquí!