Hachiko probablemente es el perro más fiel y leal que se conoce, era un perro de raza Akita que nació el 10 de Noviembre de 1923.

A principios de 1924 Hachiko fue regalado a Eisaburo Ueno luego de la muerte de su última mascota. Se dice que al principio Eisaburo Ueno no quería quedarse con Hachiko pero su hija lo convenció y gracias a eso, Hachiko pudo ser parte de la familia. Así que fue enviado en una caja e hizo un viaje de dos días en tren para llegar con su nuevo amo.

Eisaburo le ofreció un platito de leche y este hizo que Hachiko se reanimara y se parara de la caja en la que había estado viajando, cuando se levantó Eisaburo noto que el perrito tenía las patitas delanteras levemente desviadas por lo que decidió llamarlo “Hachi” “ocho” en japonés.

La hija de Eisaburo se casó y se marchó de la casa de su padre, esto hizo que Eisaburo reconsiderara quedarse con Hachiko, pero ya era muy tarde, los dos ya estaban encariñados el uno con el otro.

Eisaburo Ueno era profesor en la Universidad de Tokio, así que Hachiko lo acompañaba todos los días a la estación para despedirse de él antes de irse al trabajo. Y al final del día volvía a la estación a recibirlo y caminar juntos de regreso a casa. Esta rutina se hizo parte de sus vidas por muchos años.

El 21 de mayo de 1925, Hachiko como todos los días fue a esperar a su dueño a la estación, pero este no llegó. Eisaburo había sufrido un paro cardíaco mientras daba sus clases en la Universidad y tristemente murió. Pero Hachiko no volvió a casa, Hachiko se quedó esperando a su dueño en la estación por los siguientes 9 años. Mucha gente que transitaba por la estación con frecuencia conocían a Hachiko y al profesor y les llamaba mucho la atención que Hachiko seguía ahí esperando a su dueño. Así que empezaron a alimentarlo y cuidarlo durante este largo periodo de tiempo.

Hachiko fue apodado “El perro fiel” y en 1934 frente al propio Hachiko, levantaron una estatua de bronce en la estación Shibuya.

El 9 de marzo de 1935 Hachiko fue encontrado muerto frente a la estación y fue enterrado a un lado de la tumba de su dueño Eisaburo Ueno. El cuerpo de Hachiko fue disecado y guardado en el Museo de Ciencias Naturales del Distrito de Ueno en Tokio. En 1944 durante la Segunda Guerra Mundial, la estatua de Hachiko se tuvo que fundir para para fabricar armas. Pero en Agosto de 1947 se erigió otra estatua en la misma estación.

La historia sorprendente y conmovedora de Hachiko y Eisaburo no es una historia triste, al contrario, es un recordatorio de la amistad y lealtad que estos animalitos tienen hacia los humanos. Y a nosotros solo nos queda devolverles esa amistad, ese cariño y ese amor. Lamentablemente tenemos nuestras rutinas y compromisos, tenemos que alejarnos aunque no queramos de ellos para ir a nuestros trabajos, escuelas, etc. Pero en CuidaMiMascota estamos para ayudarte a encontrar un cuidador que pueda atender las necesidades de tu mascota mientras tu no puedas. Te ayudamos a encontrar un cuidador que le dará amor, cariño, amistad, paseos y juegos en esos días que se te dificulte.

Reserva ahora