El entrenamiento de tu cachorro es una experiencia enriquecedora para tu mascota y para ti. Como un miembro de la familia y parte de tu hogar, tu nuevo perro debe de ser entrenado para comportarse dentro y fuera. Por naturaleza, los perros siempre esperarán tu aprobación. Su fidelidad y amor por ti hacen que quiera complacerte lo mas posible pero no podrá hacerlo si no le dices primero lo que se permite y que no.

A lo largo de su vida seguro estarás encantado de enseñarle trucos impresionantes y divertidos, sin embargo no es obligatorio. A continuación te compartimos algunos consejos para entrenar a tu mascota que podrían considerarse casi necesarios para su educación.

Rutina para ir al baño
Si tu mascota pasará mucho o todo el tiempo adentro, es indispensable por obvias razones enseñarle cual es el lugar correcto. En ocasiones podemos llegar a desesperarnos pero la clave esta en ser paciente y en usar las técnicas correctas para que tu cachorro aprenda.

Deben comenzar su entrenamiento cuando aún es cachorro – de 3 a 4 meses de edad. Antes de este tiempo, posiblemente todavía no tenga control y después de esta edad podría tomarle mucho mas tiempo aprender. Cuando comiences el entrenamiento, procura tenerlo en un área limitada y poco a poco expande esta área, esto es para comience a entender que “sus necesidades” se hacen en este espacio.

Además, te recomendamos seguir estos útiles consejos:
Horario de comida: Fija horarios para alimentar a tu mascota, es decir, el alimento no se le debe dar a cualquier hora ni entre comidas.

Dale oportunidad de ir al baño en diferentes horas del día: Llévalo durante al día afuera (o donde te gustaría que hiciera sus necesidades). Apenas se levanten en las mañanas salgan al lugar destinado, después cada 30 o 60 minutos durante el día. Procuren también salir después de sus siestas o de comer. Si el lugar siempre es el mismo, con el paso de los días se irá familiarizando con el olor y será más fácil que reconozca el olor y sepa que es el lugar indicado.

Acompáñalo: Cuando lo lleves procura quedarte con el o al menos hasta que veas que no es momento todavía. No lo dejes solo porque podría tomarlo como un castigo o algo negativo.

Felicítalo: Cuando por fin haya hecho del baño y en el lugar adecuado, felicita su acción. Puedes hablarle bonito, acariciarlo, darle un premio o bien, llevarlo a dar un paseo.

Entrenamiento básico
Enseñar a tu mascota un poco de obediencia básica también es necesario. Mientras que puede ser muy placentero convivir con un perro obediente, uno que no lo es puede resultar… básicamente lo contrario.

Puedes llevar su entrenamiento al nivel que desees pero el nuevo integrante de la familia debe al menos responder a los siguientes comandos:

Siéntate (sit): Esta palabra básica te ayudará a controlar a tu mascota no importa la situación además que es una buena manera de empezar.

Suéltalo (drop): Esto le enseñará a soltar cualquier objeto o comida que haya agarrado, además puede salvarlo de otros daños si llegará a tomar algo peligroso o tóxico.

Quédate (stay): Le enseña a quedarse quieto, calmado y en un solo lugar.

Junto (heel): Útil para cuando salen a caminar y quieres enseñarle a caminar junto a ti (con o sin correa) y no enfrente de ti.

Ven (come): Enseña a tu mascota a regresar a ti en cuanto escuche esta palabra. En cuanto tu cachorro empieza a reconocer su nombre debes de acostumbrarlo a esta palabra pues podrías salvarlo de posibles situaciones de peligro.

Expertos recomiendan la felicitación como mejor método para enseñar a tu mascota. Es decir, antes de castigarlo o regañarlo por algo malo, es preferible hacerle notar las cosas que ha hecho bien para que las siga. Además, este método de entrenamiento te hará disfrutar mas de esta etapa en sus vidas y ambos lo agradecerán, sin mencionar que fortalecerán su lazo de “dueño-mascota”.

Recuerda que todo lo anterior hará más feliz la vida de todos en casa y sin duda alguna, será más fácil para ti como dueño.

¿Pasas mucho tiempo fuera de casa? ¡Encuentra a un cuidador muy cerca de ti que puede ayudarte!